Nación recortará el presupuesto para obra pública y busca que las provincias refrenden el sistema de Participación Público Privada

0
454

El Gobierno recortará una parte de la obra pública para sobrecumplir la meta de reducción del déficit fiscal para este año, una de las medidas que anunció para dar una señal a los mercados y frenar la suba del dólar. El objetivo oficial es aumentar proyectos con el sistema de Participación Público Privada.

El ministro de Hacienda indicó que, ante la baja de obras con fondos del Presupuesto, el objetivo será aumentar los proyectos con el sistema de Participación Público Privada. El movimiento incluirá abrir un nuevo frente con los gobernadores, porque Mauricio Macri buscará que los distritos que no lo hicieron adhieran al esquema en las legislaturas provinciales.

El sistema PPP ya se había puesto en marcha con una primera etapa de US$ 6.000 millones para construir autopistas y rutas, con cuestionamientos replicados por el Gobierno por los beneficios impositivos para las empresas y el aval a concurrir a tribunales arbitrales extranjeros ante eventuales controversias, entre otros puntos.

A partir de la nueva meta para bajar el déficit -del 3,2% del PBI previsto anteriormente a 2,7%-, el impulso extra a las obras con ese esquema se convirtió en la alternativa para contener los reclamos de gobernadores y sectores sindicales. La UOCRA ya expresó su preocupación y anunció que analiza medidas de protesta.

 “Hay muchos proyectos de PPP en obras hídricas, viales, de vivienda, energéticas. Estamos hablando con las provincias que no adhirieron para que se sumen”, contaron fuentes del Gobierno sobre las conversaciones con gobernadores para reacomodarse al nuevo escenario. Dujovne estimó en $30.000 millones el recorte en la obra pública.

Desde que se sancionó la ley nacional, 10 de los 24 distritos refrendaron la norma en las legislaturas locales. Entre las 14 que restan dominan los gobernadores peronistas aunque aparecen casi todos los colores políticos, incluso de Cambiemos: Formosa, La Pampa y San Luis en manos de peronistas con áspera relación con la Casa Rosada; Salta, Entre Ríos y Tucumán, de mejor vínculo; San Juan, Chaco, Catamarca y La Rioja, fluctuantes; Río Negro y Misiones, con mandatarios de partidos provinciales; Santa Fe en poder del socialismo y Corrientes, una de las tres comandadas por el radicalismo.

Entre la tensión por las facturas de los servicios públicos y las negociaciones en el Congreso, la nueva meta de reducción del déficit agregará otro tema de discusión en la relación de Macri con los gobernadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here