El Gobierno lanzará un incentivo de $8.500 para jóvenes en recuperación de adicciones

0
281
apoyo del gobierno para jóvenes con adicciones

Con el apoyo de Juan Grabois y el padre Pepe di Paola, el Gobierno presentó hoy “Potenciar Acompañamiento”, un programa que otorga un incentivo de $8.500 para los jóvenes que están en recuperación y se encuentran atravesando la última etapa de tratamiento por consumos problemáticos.

La iniciativa es complementaria a “Potenciar Trabajo”, una de las líneas de acción del ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dirigidas a los movimientos sociales, como la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), y organizaciones civiles que se especializan en la temática, como aquellas que dependen de la Iglesia.

Desde hace tiempo, referentes territoriales como Grabois vienen reclamando que se fortalezca la asistencia a este sector de la población, sobre todo desde la gestión de Mauricio Macri por recortes en la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar), que ahora estará a cargo de esta nueva iniciativa. En 2018, los movimientos sociales se habían movilizado al Congreso para que se sancione una ley de emergencia en adicciones.

El programa fue oficializado en “Vientos de Libertad”, una casa comunitaria residencial ubicada en Curuzú Cuatiá al 200, en el partido bonaerense de General Rodríguez. Allí conviven unos 70 menores de edad en situación de vulnerabilidad social y económica que atraviesan situaciones de adicciones, y que promueven una salida colectiva y productiva para superar los consumos problemáticos.

La medida establece un incentivo de $8500 por mes, la mitad del salario mínimo, vital y móvil (SMVM), y los beneficiarios la cobrarán a través del banco. Las partidas presupuestarias saldrán del ministerio de Desarrollo Social, mientras que la selección del universo de beneficiarios tendrán como requisito que las personas adjudicatarias estén atravesando la última etapa de su tratamiento en adicciones.

“Es siempre fácil echarle culpa a las personas y no mirar que quizá es el sistema el que hay que cambiar, sobre todo cuando es uno que genera exclusión”, aseguró el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, durante el anuncio del programa.

Desde la Sedronar, el subsidio apunta a quienes formen parte de alguno de los dispositivos de abordaje de la red territorial conveniados con el organismo, que involucran no solo a organizaciones sociales y a la Iglesia, sino provincias y municipios de todo el país. No hay un cupo previo prefijado para la adjudicación del incentivo, ya que las altas en el cobro dependerán de las postulaciones que presenten los equipos interdisciplinarios que realizan el seguimiento de las personas bajo consumo problemático.

En concreto, los beneficiarios percibirán de un estímulo económico en las últimas etapas del acompañamiento, donde presentan una mejoría en sus adicciones y empiezan a redefinir su “proyecto de vida”. Y si bien apunta a jóvenes, desde Sedronar indicaron que la ayuda no será exclusiva a ellos, sino a toda persona en situación de vulnerabilidad socioeconómica.

Como contraprestación, las personas que perciban el ingreso podrán insertarse en las instituciones donde reciben tratamiento en tareas que involucran a la “economía del cuidado”, es decir, trabajos de cocina, limpieza, mantenimiento y huerta, hasta acompañar a compañeros del dispositivo al médico o la realización de trámites. Se trata de una estrategia “cuerpo a cuerpo”, que podrá involucrar hasta otros 10 jóvenes y que organizaciones como el MTE vienen llevando adelante en otro tipo de iniciativas de reinserción, como los presos que gozan de salidas transitorias y son liberados de las cárceles.

“Este programa significa trabajar para que nuestros jóvenes rearmen su vida, para que puedan salir con terminalidad educativa, armar un proyecto laboral, revincularse con otros, que tenga sentido trabajar con otros”, indicó la secretaria de Sedronar, Gabriela Torres.

Según se anunció oficialmente, este tipo de seguimiento fue definido como “Acompañante par” y estará bajo la evaluación de cada caso por tutores que ya transitaron su tratamiento y la inserción comunitaria. Además, cada beneficiario tendrá su evaluación y una certificación trimestral de las tareas. La adjudicación y continuidad del incentivo dependerá del cumplimiento del tratamiento y dichas obligaciones.

Al finalizar la etapa terapéutica, los adjudicatarios podrán continuar con su reinserción laboral a partir del ingreso al programa “Potenciar Trabajo”, que fue lanzado en marzo pasado y ya tiene 100.000 inscriptos de trabajadores de la economía informal. Esa línea de trabajo -también articulada con organizaciones sociales, iglesias y sindicatos- también funciona como un “complemento de ingreso” que les permitirá acceder a un crédito para la compra de herramientas y maquinarias para changas.

De la actividad participaron también el intendente de General Rodríguez, Mauro García, el secretario de Economía Social, Emilio Pérsico; el dirigente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), Juan Grabois; el padre Pepe di Paola, entre otros referentes de la Mesa de Organizaciones y de la Federación de Comunidades Terapéuticas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here