Ordenan que el cura Moisés Pachado sea juzgado por abuso sexual de una niña

0
120
cura Pachado.

El tribunal de la Cámara de Apelaciones rechazó  el pedido de prescripción realizado por la defensa del sacerdote Moisés Pachado, quien está acusado de dos hechos de abuso sexual, por lo que la causa irá a juicio.

Hace una semana se había llevado a cabo la audiencia bajo la modalidad virtual en la que Roberto Mazzucco ratificó el pedido de prescripción por el paso del tiempo. “No hay  ninguna normativa que estipule que es imprescriptible la acción penal de los abusos sexuales”, declaró el abogado después de la audiencia. Por su parte, los abogados de la querella, Sebastián Ibáñez y Bruno Jerez, habían pedido que se confirme la resolución del juez de Control de Garantías de Belén, Oreste Miguel Piovano. “Si bien el abuso sexual infantil no es un delito de lesa humanidad, sí es una grave violación a los derechos humanos”, manifestó.

Integran el tribunal de Apelaciones, Edgardo Álvarez, Marcelo Soria y Mauricio Navarro Foressi. 

Este lunes, el pedido de prescripción de la causa fue rechazado en forma unánime por la Cámara de Apelaciones de Catamarca, integrada por Edgardo Álvarez, Mauricio Navarro Foressi y Marcelo Soria. Los fundamentos de la decisión serán dados a conocer el 27 de este mes. La resolución desechó el planteo formulado por Roberto Mazzuco, el abogado defensor del sacerdote imputado.

Ingrid estimó que los fundamentos “seguramente estarán apoyados en lo que fue la decisión de la Justicia de Belén”, que citó el texto de la Convención Sobre los Derechos del Niño, al rechazar la solicitud de la defensa de Pachado. Otro argumento fue que “en su momento no estaba yo en condiciones ni en posibilidad de hacer la denuncia”.

La presentación judicial se hizo recién en diciembre de 2018. Ingrid señaló que “como la Iglesia siempre tuvo mucho poder, sobre todo en estos pueblos pequeños, era muy difícil poder alzar la voz contra un sacerdote”. Recordó que primero hizo una denuncia pública en su perfil de Facebook, y luego fue ante la Justicia.

Ingrid, abusada sexualmente a los 9 años, iba habitualmente a la parroquia, que estaba entonces a cargo del cura imputado. “Por la edad que tenía entonces no contaba con las herramientas necesarias para interpretar lo que estaba sucediendo. Sabía que algo estaba mal porque lo sentía en mi cuerpo, pero tampoco podía hacerlo por las amenazas que sufría de parte” del cura.

Pasaron 21 años hasta que pudo juntar las fuerzas necesarias, y el conocimiento, para poder actuar. “Fue muy difícil y ahora tengo información de que hubo, por lo menos, otras cinco víctimas más, pero no se atrevieron todavía a denunciarlo, sobre todo porque hubo gente que se opuso cuando yo hice público lo que había pasado”.

Explicó que vive “en un pueblo chico y tienen miedo al rechazo de los vecinos, porque aunque las cosas han ido cambiando, es todavía un pueblo muy religioso y hay quienes dicen que lo que hacemos está en contra de la Iglesia, y nada más alejado de eso”.

El viernes pasado se cumplieron 50 años de la inauguración de la Iglesia de Hualfín y se hizo una misa “en la cual se rezó por Moisés Pachado y se pidió por él”, como si el cura hubiera recibido un agravio, cuando es acusado del abuso sexual de una niña.

“En la Iglesia se pidió por un cura que está imputado y eso es una burla, porque nunca se pidió por las víctimas, por las sobrevivientes, se pidió por él”.

El sábado, al día siguiente de esa misa, se hizo una marcha pidiendo justicia que pasó por uno de los costados de la parroquia, cuando se estaba realizando un oficio religioso. “Evitamos pasar por el frente de la Iglesia, pero el párroco actual (Rogelio Suárez) escribió en un perfil de Facebook que nosotras gritábamos como ‘endemoniadas’”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here