Cristina Fernández de Kirchner culpó a la oposición por la violencia y agradeció el apoyo de la militancia

0
34

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchnerafirmó que “el Partido Judicial le pidió 12 años de condena por cada uno de los mejores años que vivió el pueblo argentino”, y remarcó que hubo desde el martes manifestaciones en todo el país, pero que en “el único lugar donde se produjeron escenas de violencia fue en la Ciudad de Buenos Aires”.

“La violencia fue provocada por odio al peronismo. No toleran el amor y a la alegría de los peronistas”, al hablar en un escenario montado en la esquina de Uruguay y Juncal, en donde se encuentra su propiedad, la que fue durante toda la semana el centro de las manifestaciones en su apoyo luego de que el fiscal Diego Luciani pidiera a la Justicia 12 años de condena en el marco de la causa Vialidad.

«Desde el martes se produjeron a lo largo y a lo ancho del país manifestaciones, pero solo hubieron escenas de violencia en la Ciudad de Buenos Aires y en la puerta de mi casa, provocadas por lo que yo llamo el odio a la alegría y al amor peronista», enfatizó la vicepresidente.

En ese sentido, denunció: «He sufrido el permanente hostigamiento de gente que viene a insultar, agravias y hasta amenazarme de muerte. Nunca vi a la policía de la Ciudad de Buenos Aires intervenir».

Fernández de Kirchner disparó contra la oposición, a quien confrontó por no «hacerse cargo de lo que quieren».

«Quieren exterminar al peronismo. Lo han intentado todo, la violencia la desaparición de miles de compañeros. No aceptan que los compatriotas quieren otra cosa», fustigó.

«Tenemos que pedirle a la oposición que dejen de competir entre sí para ver quién odia más a los peronistas. Se los recomiendo como ciudadana», agregó.

Antes de pedir que «todos nos vayamos a descansar», Cristina le dejó un mensaje a sus fieles seguidores: «Quiero decirles a todos ustedes que aunque viviera mil años, nunca me alcanzaría para agradecerles el amor, la solidaridad y la lealtad de todos ustedes. Les pido que no abandonemos nuestras convicciones indestructibles que nos acompañan. A cada uno de ustedes los siento un poco un hijo mío. Los quiero mucho».

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here